La tarde era negra y bastante húmeda, con ese frío metálico que se incrustaba bajo la piel  y para que negarlo, dolorosamente desapacible. Reconozco que cualquier lugar bajo esa circunstancia lo hubiera sido, y es que no imagino a la derrota actuar como aliada de ningún bello paisaje, es el poder que cobija la emoción, el mismo que hace jirones  los colores del atardecer transformándolos en brillantes serpentinas.
Los últimos días del edén, o lo que es lo mismo, un derroche de despropósitos, un acúmulo de facturas impagadas que rebosaban el vaso de la paciencia que dejó de ser infinita mucho tiempo atrás. Es un misterio tratar de averiguar la capacidad del mismo, uno suele creer que siempre hay espacio para una última gota, que nada grave puede acontecer por algunas más. Y olvidamos con demasiada temeridad que hay límites que no deben sobrepasarse, ni tan siquiera rozarlos, pues es difícil que se regrese de situaciones con el mismo corazón.

La falsa inmunidad que te proporciona la desgracia estratosférica, la injusticia que genera el que sin dar no deja de pedir, la historia que no te pertenece, las últimas nubes negras que viajan contigo, las flores que ya no ves, los pájaros que ya no se posan en tu balcón, las mañanas tranquilas que perdieron su identidad, la reflexión sin calma, la verdad que se convirtió en daga, la mano que perdió a su pareja.
Y la rabia, tan sola, tan poco querida, nunca esperada, y sin embargo la única que no mentía ni miraba hacia otro lado.

Tomar una decisión puede llegar a ser amargo, imposible; puede partirte el corazón y alejarte para siempre de la única isla que quedaba en el mapa de la desolación. No tomarla puede condenarte a una vida de tristeza y porqués.

tumblr_nao62potgh1sqsh8lo1_500

Me pregunto si esta vez también acudirías a mi rescate, si arroparías y acariciarías la cara mientras frenarías las lágrimas con el dedo gordo, si seguirías mirándome con la misma indulgencia y yo seguiría sintiéndome a salvo.
Me pregunto si esta vez también dirías que todo pasará y yo te daría la razón sin levantar la ceja.
Me pregunto por qué.

tumblr_o0sscjk1b21r0nuyzo1_500

Tal vez deba correr colina abajo sin mirar atrás, tal vez el caballo salvaje de mi interior proteste cada vez que me conviertes en un animal doméstico que responde con sumisión cuando le acercas una zanahoria al hocico. Correr, eso es lo único que quiero, alejarme deprisa y para siempre de todo lo que no me pertenece, de cada día que no quise y cada amanecer que no deseé.
Tal vez deba mirarme como nunca había sido capaz de hacerlo, no esperar a que lo entiendas, a que te parezca razonable, prudente o sensato, no pretender que me perdones, simplemente correr.

tumblr_n9l4bixmxe1qc91i1o1_500

 

“Vamos acumulando años y ceniza,
la de los entusiasmos apagados,
Con ella, con la ceniza creamos esa
ilusión que llamamos experiencia,
y que solo nos sirve, en ocasiones,
para disimular apenas, tanta nostalgia
de la vida.
Y luego, un día llega el viento y nos dispersa,
borrándonos.”
Karmelo C. Iribarren