Recuerdo el día, no era distinto a cualquier día de finales de primavera, la luz brillante, las hojas nuevas, el aire fresco, las calles llenas, y la espera interminable cuando lo que hay tras la vuelta de esa esquina es una sonrisa y un corazón inquieto.
El reloj no avanzaba, decenas de miradas furtivas confirmaban la lenta velocidad a la que las malditas manecillas se movían, a diferencia del corazón que estaba a punto de salírseme del pecho. Intentos vanos de pensar en cualquier cosa diferente a qué sucedería en el momento en el que un rostro conocido y esperado, apareciese desdibujando el escenario; una señora paseaba con su viejo perro gris, caminaban al mismo paso mimetizándose en años y achaques, una pareja reía mientras daba buena cuenta de unos helados que parecían ser los primeros de la temporada, conductores nerviosos que no llegaban a su hora utilizaban los cláxones como punchings balls, peatones adormilados por la magia lenta de la incipiente primavera apuraban el paso tras la intermitencia verde del señor del semáforo, la vida parecía especialmente revuelta aquel martes de abril.

tumblr_ops2sy30Sr1qazha9o1_500

 

Los años habían pasado pero el olvido no había llegado con ellos, es curioso como el destino tenía planes especialmente jodidos para los infelices poco afortunados de corazón roto, una concatenación de desdichas que no nos permitió seguir avanzando por las calles adoquinadas jugándonos la vida a base de excesos, algunos en forma de besos y otros, de margaritas. La distancia no nos ayudó, tampoco que nuestros respectivos agujeros emocionales actuaran como agujeros negros devorando todo a su paso, era imposible construir sobre aquel lecho de fracaso y dolor.
Te quise, con toda la intensidad que el vacío me permitió.
Me quisiste, con toda la capacidad que tu cicatrizado corazón te dejó.

 

Y los días raros que no se mecen con bebida y nanas, te colocaron frente a mis obnubilados pensamientos tiñéndolos de absoluta y dependiente necesidad, estabas ahí, vivías ahí, dolías ahí, y cualquier acción absurda que acometiera, estaba salpicada de tu presencia onírica. Volvías con fuerza a un presente que no te entendía, que no estaba preparado para que lo volvieras a torturar con tus ausencias y tibias presencias, con tus palabras perfectas y tus acciones insuficientes.
Eras igual a dolor, aunque también eras fuego, y vida, y locura, y deseo, y ganas, y todas esas cosas que aun sabiendo que hieren y matan, son totalmente imprescindibles.
La obsesión llegó en forma de mensaje fugaz, cual papel  que se arroja incívicamente al suelo sin importar el número de papeleras que has dejado atrás, culpabilidad envuelta en el papel del no pasará nada, no contestará e incluso un esperanzador no lo leerá. La suerte si escucha esa plegarias imprudentes muy a diferencia de los boletos de lotería.
Respondió.

tumblr_nhi6cuMyQ11rq1sano1_500

 

Desde entonces el número de ávidas miradas al maldito móvil se ha multiplicado dolorosamente, el estado de mi pelo, el maquillaje y los tacones, han vuelto a cobrar vida con su presencia efervescente, tan insultante como atrevida, tan necesaria como peligrosa.
Tú y yo, dos seres explosivos en una enorme montaña rusa.
Me pregunto si habrá próxima vez.
Me pregunto si controlaremos el fuego antes de provocarlo.
Me pregunto si ésta vez evitaremos los daños a terceros.

Llega la noche antes de lo previsto, al parecer el sol se dio a la fuga entre rasguños anaranjados y lunares púrpuras, todo sucede a demasiada velocidad de un tiempo a esta parte, maldita sea, se han perdido las transiciones cromáticas y los bizcochos terapéuticos que suben plácidamente al compás de algún tranquilo violín extraordinario, ahora ella, la salvaje Etta James dispara a quemarropa con su “Don´t cry baby”, y el mundo sin tu veneno me parece tan gris como la vida que no quiero vivir.
Ven, qué más da.

Habrá tiempo suficiente para lamerse las heridas, de todas formas, eso es lo que hemos estado haciendo desde nuestra primera sonrisa, vueltas y giros, cambios de sentido y algunas veces, hasta de dirección, todos ellos tan  incoherentes como necesarios.
La oscuridad del momento se interrumpe por un haz de luz reconocido, me acerco sigilosamente con la respiración contenida, ahí estás, dispuesto a complicarme nuevamente la vida.

tumblr_mjj3ybvrZZ1s2t12mo1_1280

 

“Hay días absurdos, tediosos, grises, que a última hora inesperadamente nos sorprenden con un crepúsculo espectacular. De estos días, podría decirse que, paradójicamente, su muerte los salva.”

Karmelo C. Iribarren