La soledad es una tarde fría en una habitación extraña, una retirada a contratiempo y el sabor metálico en la boca. Pisar unas calles que no te pertenecen y escuchar sonidos que aún te sobresaltan. La agridulce mañana llena de rostros ajenos en cafés que funcionan cómo oficinas en los que se pierde toda clase de identidad.
La soledad son instantes que se escapan de entre los dedos cómo aquella fina arena sobre la que una vez nos tumbamos. La risa inapropiada que alguien provoca. La tristeza en el espejo que nunca te miente.La soledad entre toda la compañía. La soledad en el frío de tu abrazo.

8e1e040e0d568fcb0e826558e74d019b

Podríamos haber jugado a indios y vaqueros, a que todo iba bien y a que nos lo creíamos, pero ambos nos cansamos de interpretar papeles que nada o poco tenían que ver con nosotros y nuestros lados oscuros.
Tus miedos y mis heridas.
Tus ganas y las mías.
Tu necesidad y mis límites.

No sé quién hubiese izado antes la bandera blanca, tal vez eso ahora sea lo menos importante, pero la cuestión es que mientras uno trataba de demostrarse lo mucho de todo, el otro se cansaba de lo poco de nada.
Días revueltos en negras aguas exentas de esperanza y calor, sentimientos que se escapaban cómo globos rojos en una tarde de feria, lágrimas que mostraban un camino sin retorno. Y ni rastro de aquella chispa tan bonita y adecuada.

tumblr_nv9kmtedyF1sn4o7po1_500 tumblr_o1f4ehv1GD1tr8297o1_500

La mejor parte estuvo formada por la inocencia de un par de corazones viejos que volvían a sentirse jóvenes, un cruce de miradas iluminadas, un par de besos robados y una mano en la espalda. También, aquellas promesas que se levantaron con la seguridad y experiencia con la que debió construirse la última pirámide.
La peor parte las mentiras y ese alguien que te esperaba en casa y que no era yo. Una vida que nunca viviríamos pero que tan bien nos habíamos vendido.
Cortinas de humo que envolvían las realidades que ninguno quería ver.
Vueltas y más vueltas en la espiral de nuestra gran complejidad.
Las palabras que nunca nos dijimos.
Hoy no es ayer pero los recuerdos siguen doliendo, siendo consciente de que estoy a punto de crear un nuevo pecado capital, el de lograr deprimirse en este entorno paradisíaco en el que me hallo, rodeada de risas exageradas y personas con todos sus chacras alineados que huelen a tabaco, ron y colonia de coco. Gente que insulta con sus perfectas falsas apariencias mientras las  abandera como modo de vida, qué inútil vivir manteniendo algo que no eres, me pregunto quién sale vivo de defenderlas a toda costa y cuál es el precio que se paga.
El mundo ajeno a mis verdes reflexiones evocadas tras los cristales polarizados de unas Ray Ban, sigue arreglando apariencias mientras devoran sandías terrosas con la mirada perdida a un horizonte con sabor a utopía. Tom Petty canta a lo lejos “Free falling” y de no ser por la cantidad de motos acuáticas que llenan estas aguas, me ahogaría en el mar sin remordimientos de animales a mi cargo de ningún tipo.

tumblr_n6wjiyLfhW1rub0hvo1_500
Dejo huellas en la dorada y tibia arena a la que el sol y sus guiños hace brillar, mientras parte de una conversación mantenida entre Françoise Sagan y Brigitte Bardot en una de aquellas cenas místicas y productivas que la primera organizaba, vuelve a mi recuerdo, decía algo así:

“Hablar con la autoridad que el fracaso concede, claro que sí, no debería ser tan complicado. Hay que decir las cosas como son. Uno ama y después deja de amar, no hay nada más.”

Tal vez nos pasemos la vida recordando aquello que alguien un día nos hizo sentir, o tal vez la pasemos tratando de olvidar, quien sabe, lo que sí tengo claro es que en esta ardua travesía, que nunca nos falte el vino, y alguna que otra canción que nos traiga de vuelta, la mejor parte.