Del verano me sobra todo menos junio, y es que a este mes le tengo especial cariño, lo recibo contenta y siento de veras que nos entendemos con apenas una mirada, es un mes que te permite vivir sin llegar empapado a todas partes, sin que el sudor se congele cuando vas haciendo una visita a establecimientos varios que no entienden aquello de 10º son justos y un tanto escasos, a no ser que seas una bebida alcohólica.

Las noches de junio son bonitas, las mañanas más, los colores de sus amaneceres bailan con la gama más bella de rosas y amarillos, y la novedad de quitarse chaquetas y exponer tu piel al sentimiento del inminente verano, seduce, y apetece.

846da47ff66bc19a547517a530b85dc2 c565e415649b2faa5d5cc94880d9e6cb

e4281e9ddefda06de19f9548ba20b38a

Junio, el mes en el que una maleta de piel roja, cuadrada y más incómoda de llevar que unos zapatos ortopédicos se llenaba de ropa fresca y alguna chaqueta de lanita de esas que las madres metían “por si acaso”, he de confesarles que le tenía muchísimo cariño, tal vez porque siempre era la maleta que llevaba conmigo a descubrir  lugares inexplorados  que olían generalmente a hierba y nuevo. Era la maleta que aguardaba paciente y silenciosa en un rincón del armario durante el resto del año, a la que de vez en cuando le quitaba el polvo y abría para hundir la nariz y dejar que los aromas de verano me calentaran algún enero.

Junio, la maleta rojo y un tren.

46ce57bac9ab799356ceb99ea6729ae0 tumblr_mczes69j711qa26mco1_500

Y llegaba a un pueblo francés cuyo nombre no diré porque confieso que robábamos botellas de vino para bebérnoslas bajo la sombra de árboles frondosos y muy verdes, eran increíblemente altos, claro que las edades eran escasas y  las dimensiones un tanto inexactas, pero lo cierto es que aprendí mucho de vino, estrellas y mujeres bajo esos árboles durante aquellos veranos.

tumblr_n0fduhHksE1qb0bzxo1_1280 tumblr_nh6656plNN1si53zno1_500

La vida empezaba antes de las siete de la mañana, para entonces debíamos estar duchadas, vestidas, peinadas y sonrientes, confieso que nada más lejos de la realidad; un calcetín más largo que el otro, una maraña enredada imposible de peinar, unos bostezos que se iban contagiando de unas a otras y unas legañas bien puestas por total y absoluta puesta en escena. Bajábamos a desayunar como unas auténticas y descontroladas señoritas hormonadas y famélicas, nos abalanzábamos sobre los croissant y bebíamos litros de aquel jus d´orange que me recordaba siempre a casa y a las mañanas de domingo en las que sobraba tiempo para desayunar sin prisas.

Latín, aritmética, francés…bien sûr, literatura, dibujo, historia, y un sinfín de materias que explorábamos en una lengua que poco a poco iba dejando de ser extraña. Las tardes de meriendas en el jardín, los caballos, y especial mención a la cocina de Marie.

Marie era una voluptuosa mujer, con la mirada más dulce y las manos más bonitas del mundo, era amable, cariñosa, y siempre tenía una sonrisa en los labios, una fina y delgada línea eterna, era nuestra cocinera, y era la mejor. Cómplice de todas nosotras a la que era fácil camelar para que nos preparara algún pastel de chocolate o nos diera a escondidas un vaso de leche con galletas cuando la cena no había sido del agrado u bien habíamos armado alguna en el comedor y claro, nos castigaban  sin cenar, pero ahí estaba ella, la gran Marie con su vaso de leche y sus galletas de canela. Consciente de la diferencia gastronómica con respecto a la cocina de nuestros hogares, nos hacía aquello de las salsas y las cremas más ameno, nos alentaba a comer con la firme promesa de cocinarnos algún plato típico de nuestra ciudad, aquello era apasionante porque el verano y la cocina de Marie se convertían en una ruta gastronómica con paradas en las más bellas ciudades europeas, así pues la paella, la tortilla de patatas, la moussaka, la omelette y demás mejunjes se convirtieron en un gran aliciente para nuestra cocinera y por supuesto para nosotras que divertidísimas colaborábamos en la elaboración de la receta.

24wdqf7 tumblr_moua2noZg41so8lgwo1_500

Mil recuerdos de aquellos veranos, mil anécdotas vividas y grabadas a fuego, cientos de noches en las que huíamos en plan ninja para recorrer descalzas y en camisón parte del majestuoso edificio y sus bellos jardines repletos de mimosas y hortensias, tratábamos de no armar ruido pero siempre había alguna torpe que se enredaba el camisón en alguna mata y las demás, lejos de solidarizarnos con la infeliz atrapada, huíamos muertas de risa provocando sonoras y nada discretas carcajadas que despertaban siempre a las apacibles monjitas. Una sucesión de luces que empezaban a encenderse y un conjunto de señoritas en manada huyendo por el jardín, hubiéramos sido motivo de inspiración para Sorolla, ya veo el titulo del cuadro “Señoritas en camisón blanco”. Aquello era vida, eran veranos, era historia, nuestra historia, a la que siempre regresaremos, la que siempre recordaremos.

d26e183a79b44794696e36902df89827

Los meses pasaban y tras ellos llegaba la despedida, siempre era un día difícil, despedirse de las compañeras con las que habías compartido cuarto, mesa y parte de tu vida, con las que habías reído, compinches  de mil travesuras e incontables viajes clandestinos a la cocina de Marie.

Han pasado muchos años, y me enorgullece decir que mantenemos el contacto, que nos vemos al menos una vez al año y que siempre recordamos aquellos veranos como los mejores de nuestra vida. Marie murió hace un par de años, y asistimos casi todas a su funeral, fue un día triste, pero mientras permanecíamos allí, bajo los árboles  escuchando la misa de despedida que dirigía un sacerdote con aires de Mr.Bean, en el ambiente flotaba un aroma de leche y canela, apretamos nuestras manos  entrelazadas, nos guiñamos el ojo  y sonreímos.

tumblr_lww85rfRMi1r3plg4o1_500 tumblr_n84v4aKeKx1rxn0fio1_1280

La vida, aroma y sabor.

La vida, un viaje en tren y una maleta roja.

La vida, mil colores y un mes de junio.