Las densas nubes envolvían el conjunto de casas de ladrillo marrón sorprendidas de ser el centro de la vida en aquellos instantes, mientras una urraca de cola blanca curioseaba las chimeneas en busca del nido perfecto tratando de imponerle al humo un espacio para asegurarse su descendencia. Blancos, marrones y grises se entremezclaban confundiendo al verde tímido de la arboleda que majestuoso y en silencio clamaba por un espacio propio.

tumblr_mfnmqyiBJO1s1aqxio1_500

Ahora, uno de mis perros duerme plácidamente en su butaca roja mientras yo, ordeno pensamientos rotos y divago en busca del mejor adjetivo para legar un conjunto de vocales y consonantes que me arañan el pecho desesperadas por salir, por encontrar un poco de luz en tanto grito ahogado y oscuro tras todos los debes de la vida. Luchan, pelean, y claman para poder ser oídos, por tener una oportunidad de ser comprendidos, hartos ya de tanto juicio gratuito.
Mahler, y su quinta, nadie más arranca suspiros envolviéndolos con un manto de tibia esperanza al calor de una mirada indulgente que ama más que a nada.
Tus manos, tus largos dedos con sus uñas redondas acariciando unas todavía diminutas que apenas si sabían aferrar con fuerza cualquier momento vivido de aquella infancia tan feliz como corta.
Te fuiste tarde pero que pronto era.
Llenaste tanto pero inmenso el vacío.
¿Te llevaste algo valioso para tu viaje?
¿Llueve también ahí?

tumblr_mzc9z1zgqz1qkpeqao1_500

Un ladrido no invasivo reclama un poco de atención, es suficiente con que alargue el brazo en busca de su cabeza peluda que sucumbe rápidamente al contacto de mis dedos volviendo a relajarse mientras cierra sus ojillos curiosos. Vuelve a enroscarse en su sueño que le aguarda intacto a juzgar por los gemidos que emite en cuestión de minutos. Me gusta observarle, a él y a todo en realidad, como si la vida pudiera detenerse en los ojos de aquellos que no tratan de saber más de lo que sus espontáneos gestos quieran contar. Una chica que se pone de puntillas en la carretera tratando de detener un taxi mientras consulta de forma compulsiva el teléfono móvil cuenta tantas historias con ése gesto, hay tanta magia en lo que no se dice, tanta verdad en nuestro cuerpo cuando nadie nos mira…

7248049370599616_XLuWhrih_c

A menudo, siento que vivo dentro de un sueño que confundo con la realidad, lo tiño de matices dorados y caballos negros que cabalgan veloces por praderas verdes repletas de amapolas insultantemente rojas que me recuerdan alguna composición de algún reputado impresionista en sus últimas horas.
Despertar, o lo que es lo mismo, ponerle fin a tanta belleza intacta, a tanta luz inmaculada para otorgarle al tiempo una visión objetiva de las horas bajas, tratando de no divagar, sintiendo que encajas en un mundo de miedos, pretextos y excusas varias.

Despertad, despertad, aprisa niños dejad de soñar, que en esta vida, apenas ya hay tiempo para volar…